Emprendedores: GORSH.COM. Querían vender por la Web objetos de decoración y diseño, pero con “una vuelta de tuerca”: mucha variedad, precios accesibles y que el lugar funcionara como vidriera de artistas emergentes. Ahora se preparan para abrir en Chile y Colombia.

 

El naming es una de las actividades más complejas –y pese a ello, curiosamente, mejor pagas– del espectro del marketing y la comunicación. Llegar a una palabra como “Kodak”, que no significa nada pero es contundente y recordable para los hablantes de cualquier idioma, y que rápidamente se convirtió en la marca genérica de su actividad, es un talento de ésos para los que “Salamanca non presta”. Cuando la explicación no es el talento, suele ser una feliz casualidad.

 

Maia Chacra y su socio Lucas Lanosa buscaban una palabra así para que su tienda online de productos de diseño se convirtiera en la Argentina en el sinónimo de “hacer un regalo”. Llegaron a llamarla Gorsh porque se habían puesto a jugar con la palabra inglesa gorgeous (fabuloso, hermoso). “Aspiramos a crear un vínculo con nuestros compradores, de manera que Gorsh sea lo primero que les venga a la cabeza en el momento de regalar o de gratificarse a sí mismos”, dice Chacra. Y parece que lo lograron, porque hoy, con más de 85 mil visitas por mes, y más de 70 mil usuarios registrados el primer año, es el website más frecuentado en su segmento.

Ni ella ni Lanosa tenían background emprendedor, pero eran amigos desde que estaban en el colegio y, entre todo lo que seguían teniendo en común ya en la adultez, figuraban las ganas de lanzarse con el negocio propio. “Nos juntábamos a tirar ideas, y siempre tuvimos muy en claro que queríamos que fuera algo online”, cuenta ella. Así que en 2012 se pusieron a investigar qué era, dentro de lo que les gustaba, “lo que nos costaba conseguir”. Y, aunque parezca una paradoja tratándose de un mercado tan ofertado como éste, se decantaron por la idea de una tienda de regalos “con una vueltita de tuerca sobre lo que se ve en todos lados”.

Y es que allí pueden encontrarse desde las consabidas tazas serigrafiadas hasta obras de Marta Minujín –u otras obras de arte provenientes de galerías consagradas, como Praxis–, pasando por muebles, cortinas para baño, cuchas y artículos de indumentaria y accesorios.

Curaduría Pero para llegar a esto, claro, antes hubo que recorrer un camino. “Comenzamos con una página casi en blanco”, dice Chacra. “Era día y noche de hacer un trabajo de hormiga, yendo a ferias, mandando mails y llamando por teléfono para convocar a los diseñadores que nos interesaban, porque, además, otro de nuestros objetivos era que la página fuera una opción para los emergentes que quieran promocionar sus productos en Gorsh”.

La emprendedora asegura que “desde el día 1” se ocupa mucho de la curaduría. Las modalidades son diversas. “Algunos artículos los compramos, pero la idea generalmente es recibirlos en consignación, para acotar el riesgo de stock, que, con nuestros más de 90 proveedores, sería un tema”, aclara. En ambos casos se pacta con el proveedor el margen del precio de donde provienen los ingresos de Gorsh. Pero la firma ya está fabricando ella misma algunos de los productos, como tazas y posters, “y la idea es que hagamos cada vez más”.

La página está operativa desde 2013, con una inversión inicial proveniente de fondos propios a la que más tarde se sumó un aporte de NxtpLabs, un fondo de inversión latinoamericano con un programa de aceleración. Gorsh tiene alcance en todo el país –los envíos se hacen por correo privado, salvo que el comprador quiera retirar su pedido por el showroom, en el barrio porteño de Palermo–; y su meta para este segundo semestre es ir a otra ronda de inversión, a fin de iniciar la regionalización el año próximo. Para esto, comenzará por abrir operaciones en Chile y Colombia, que en esta instancia serían los mercados más interesantes, según sus mentores de NxtpLabs.

El año pasado, la firma fue elegida como uno de los tres mejores sitios de e-commerce de la Argentina por The Next Web Startup Awards.

FUENTE: Ieco Clarín, por Paula Ancery. 05-07-2015