Marcelo Rastellino: El cofundador de Despegar.com asegura que hay más dinero disponible en el mundo que ideas de negocio:

En el mundo hay más dinero disponible que ideas bien implementadas. Si tenés una buena idea, la plata llega sola”. Así lo afirma Martín Rastellino, cofundador de Despegar.com, una joven empresa que nació en la Argentina en los 90, plena burbuja de Internet, y que hoy se posiciona entre las cinco mayores agencias de viajes y turismo del mundo. A pesar de eso, Rastellino rechaza tal concepto: “Si bien operamos en el mercado de viajes, nuestra filosofía es que pertenecemos al universo de la tecnología”, dijo en medio de una entrevista que mantuvo con iEco.

De 46 años, este graduado de Ciencias Económicas subraya que la pertenencia al rubro tecnológico no es sólo una declaración de principios. “Los cinco fundadores de Despegar compartíamos desde un inicio el interés por la tecnología. Y en ese punto, a mediados del 99, con una buena idea y con un Power Point, salimos a buscar capital. Somos muy dependientes de las inversiones”, afirma. Despegar es una de las 4 jóvenes empresas argentinas –junto con Mercado Libre, Globant y OLX– consideradas “unicornio”, es decir cotizan o facturan más de US$1.000 millones.

Más que eso, los números de Despegar asombran: es la compañía de ventas de viajes más importante de la región. Tienen presencia en 22 países y oficinas comerciales en 12 de ellos, y alrededor de 3.000 empleados. A ese punto llegaron, pero no sin sobresaltos. A lo largo de su corta historia, Rastellino recuerda varios períodos de incertidumbre y dificultades, que atravesaron con esfuerzo, paciencia y persistencia. “La crisis de Internet afuera, y la crisis de 2001 en la Argentina. Además, el ataque a las Torres Gemelas, que perjudicó mucho al turismo. Y después la guerra de Irak, entre 2002 y 2003. Fueron varias las turbulencias”, enumera Rastellino.

–¿Pensaron cerrar la empresa en algún momento?

–Algunos inversores, en 2003, nos recomendaron eso. En aquel momento no teníamos dinero y no sabíamos qué hacer para salir adelante. Pero estábamos convencidos de que el proyecto iba a ser exitoso, aunque durante muchos meses no cobrábamos ni el sueldo. Hasta 2004, la empresa no fue rentable y dependía de las inversiones.

La trayectoria de Despegar fue sinuosa, hasta cierto punto. Hace 17 años, y mientras cursaban posgrados en la Duke University (Carolina del Norte) y el MIT, en los EE.UU., los cinco miembros fundadores (Rastellino, Roberto Souvirón, Cristian Vilate, Mariano Fiori y Alejandro Tamer) compaginaron el proyecto de vender pasajes por la Web. “Desde el primer día salimos a buscar capital contactando bancos y fondos de inversión. Y hasta el día de hoy dependemos de las inversiones”, remata Rastellino.

–¿Analizan salir a cotizar en la Bolsa en algún momento?

–Trabajamos en eso, pero cotizar en el Nasdaq no fue ni es un fin en sí mismo. Si la empresa es privada o pública es un dato anecdótico, porque el capital que necesitamos proviene de privados. Es un paso natural, pero no nos desvela. Sin embargo, es un plan que contemplamos de acá a dos años.

–¿Cómo analizan la situación actual para emprender e invertir?

–La visión nuestra y de los fondos de inversion norteamericanos es positiva. El año pasado era distinto y las restricciones con el dólar era una pésima noticia. Hoy, el apetito de los inversores por la Argentina está mucho mejor.

–La falta de inversiones es la queja más común entre los emprendedores. ¿Cómo es eso?

–Más allá de las coyunturas, lo que escasea son las buenas ideas.

–¿Hay buenas ideas en el país?

–Dentro del sector de la tecnología, veo un buen management y el talento es buenísimo.

Fuente: Ieco Clarín, por Damián Kantor, 25 de julio 2016.-